3/12/16

Ríos



A él no le importaba la cantidad y cocoliche énfasis de sus extensos y adecuados espasmos verbales femeninos, le interesaba la larga brecha de ríos que dibujaba cuando reía sin razón, ahí se enamoraba de los diminutos microinfartos que ella prodigaba al silencio o que el silencio prodigaba a su boca.

No hay comentarios:

Buscar en este blog