14/12/16

Azul entresienes


Poco se ha quedado en el río turbio de entresienes antes de morir. Algunos cabildeos repetidos, ciertos y religiosos ritos fraternos, un orgasmo de violín; otro de ameba, el que más del fin, delfín al cabo.

Y no en el corcel, ni en las inmediaciones de la gloria, tan solo caballito de cobre , mareado de la tormenta de un charco, agonizando derrota.


De estas cosas hemos de morir.


Sin sal, sin vanguardia, cargado deber burgués y sombrío, estiércol del sistema, llamita tocaculos , aberrante caracol de casa afuera.

Y entonces el grito, la peste , el corte de manga, la fuga, un amor que se desgració de un tiro, algunas moscas diabéticas, tan putas ellas…

Entonces pegaso histérico, otra vez a engendrar poemas con las manos juntas, creando canción, creando oración, la fuga, la vuelta al mundo en mil esquinas, lo inesperado como un dios, como una multitud de ausentes respiran.

Traidor tahúr azul de estar vivo.


Traidor amado.

2 comentarios:

Carlos Perera dijo...

Iñaki soy carlos.! (Encerebro) me ha gustado mucho tu poesía. Es increible el poder de redaccion e idea para plasmarlo en tu letras.! Felicitaciones. Continuaré con los otros textos.!

Iñaki Rubio dijo...

Hola Carlos,. que placer encontrarte por aqui! Abrazo colega

Buscar en este blog